lunes, 5 de diciembre de 2016

I

Hoy me sentí vivo.
Mi hermana, la menor, daba a luz a un hermoso ser. Por algún momento pensé que no volvería a sentir alegría de la buena. La última vez que me había sentido tan extasiado fue cuando compartí mi amor y mi intimidad con aquel que se fue.
Ahora hay alguien más. La más bella.
Soy tan feliz. O soy aquello que se le acerca.
La amo. No me importa nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada